Llegamos al final de este 2020 que, sin duda, nos ha hecho cambiar la forma de percibir el mundo y nuestro entorno. Cerramos el año con el peso de meses de incertidumbre y de mucho trabajo, pero también con la certeza de haber estado presentes y de haber seguido adelante para ofrecer a nuestras entidades, a las personas voluntarias y a las mentoradas el apoyo que necesitaban.

Cerramos el año con una buena mochila de proyectos terminados y otros por empiezan; con la ilusión y la motivación para seguir siendo la principal red de entidades que trabajan con la mentoría social como herramienta para la inclusión social.

Empezamos el 2021 con el deseo de poder seguir trabajando para la inclusión social, poder seguir creciendo como red de entidades y poder seguir promoviendo la mentoría de calidad al lado de las organizaciones y profesionales que hacen posible esta Coordinadora de Mentoria Social.

Gracias a todas las personas que apoyáis esta herramienta tan importante que es la mentoría, desde las instituciones y desde el voluntariado.

A pesar de décadas de mayor investigación y financiamiento, los programas de mentoría para jóvenes, en general, producen pequeños efectos en los resultados de los jóvenes. Como resultado, hay un creciente demanda para que los programas utilicen la relación de mentoría como contexto para el desarrollo intencional de habilidades específicas, en el cual los mentores empleen habilidades específicas diseñadas para coincidir con las preocupaciones presentes de los mentorados. Este enfoque dirigido contrasta con el históricamente dominante modelo de amistad no específico, que sostiene que un vínculo relacional de apoyo –solo– promueve un cambio positivo en el desarrollo. El estudio actual es un metanálisis de seguimiento que utiliza un conjunto de datos integral de todas las evaluaciones de programas de mentoría individuales e intergeneracionales publicados entre 1975 y 2018, que investiga el impacto comparativo de los programas dirigidos y basados en habilidades específicas frente a enfoques relacionales no específicos en la mentoría. Los análisis de 48 estudios de mentoría sobre los resultados de los jóvenes (edad promedio de los jóvenes de 12.25 años) revelaron que la magnitud del efecto general de los programas específicos es más del doble que el de los enfoques relacionales no específicos, con efectos moderadores significativos en el funcionamiento académico, psicológico y social. Los hallazgos sugieren que los programas de mentoría para jóvenes pueden promover resultados positivos, particularmente cuando los mentores emplean enfoques específicos que se adaptan a las necesidades de sus mentorados.

Fuente: Christensen, K.M., Hagler, M.A., Stams, GJ. et al. Non-Specific versus Targeted Approaches to Youth Mentoring: A Follow-up Meta-analysis. J Youth Adolescence 49, 959–972 (2020). https://doi.org/10.1007/s10964-020-01233-x

El Congreso Europeo de Mentoría 2020 demuestra que la adaptación y las alianzas tecnológicas son clave para el sector de los eventos en el contexto de distanciamiento social 

Actualmente, el sector social está experimentando las consecuencias de una crisis que no ha hecho más que empezar. Y, al mismo tiempo, los y las trabajadoras del sector están poniendo más esfuerzos que nunca en tratar de paliar los efectos que la Covid-19 tendrá en la población, y sobre todo en aquellas personas que parten de situaciones de mayor vulnerabilidad. Es por ello por lo que des de la Coordinadora de Mentoría Social, organizadora del Congreso Europeo de Mentoría 2020, se tomó la decisión de seguir adelante con el evento a toda costa. 

“Juntar a más de 300 personas de 28 países distintos no habría sido posible, en el contexto actual, si no hubiésemos arriesgado en el formato”, explica la directora de la Coordinadora de Mentoría Social (CMS), Marta López. El Congreso, que tendría que haberse celebrado el pasado mes de marzo en Barcelona, es el mayor espacio de encuentro y conexión para los profesionales de la mentoría en Europa. Esta cita bianual reúne a profesionales e investigadores del sector para hablar sobre tendencias y buenas prácticas. 

Desde la organización, se vio claramente que la cita no podía fallar: “En el contexto actual, más que nunca, todos necesitábamos la inspiración y poder compartir”. Pero celebrar un evento online de una semana es un reto que pocos habían tenido que asumir antes de la pandemia. Conscientes de las dificultades que esta nueva experiencia podía suponer, la CMS creó alianzas estratégicas que resultaron clave para el éxito del evento.  

REPENSAR EL CONGRESO
El equipo de desarrolladores web ymaTECH diseñó y programó la plataforma web en la que tuvo lugar el Congreso, un espacio accesible, estéticamente atractivo y que permitía todas las funcionalidades necesarias para el desarrollo de las sesiones del evento y para la interacción del público. Por otro lado, el equipo de Cookie Box trabajó en la gamificación del Congreso con los objetivos de mantener al público involucrado durante los cinco días y de incentivar el networking. Estos aspectos eran clave para un congreso que en sus ediciones anteriores se había organizado presencialmente y donde los profesionales de las universidades y del sector social se acercan para hacer nuevos contactos y conocer las últimas tendencias de la mentoría social

Durante la semana, los asistentes pudieron asistir a talleres participativos, sesiones de investigación, mesas redondas y ponencias magistrales con profesionales de la mentoría internacionalmente reconocidos. El evento ponía este año el acento en la mentoría como herramienta para la inclusión social, tratando casos como el de los menores sin referentes o la mentoría con personas migradas y refugiadas, con la presentación de los resultados de la investigación APPlying Mentoring, liderada por la Universitat de Girona. Además, otro de los platos fuertes de esta edición fueron los debates con las administraciones públicas, tanto locales como europeas, que cada vez muestran un mayor interés en la promoción de la mentoría en las políticas públicas. 

El evento se diseñó como una aventura o quest que se desdobla en misiones (actividades diarias, por ejemplo) que se componen de retos (actividades). Todo ello siguiendo los modelos pedagógicos y motivacionales un evento. El resultado de esta alianza entre la mentoría social, la tecnología y la gamificación pudo ser analizado gracias al sistema de puntuación ideado por Cookie Box e implementado por ymaTECH. Se consiguieron 133 momentos de conexión, 5 momentos de inspiración, 40 oportunidades de aprendizaje, 394 momentos sorpresa y 135 momentos compartidos. 

“El esfuerzo que supuso repensar el Congreso en formato digital no alcanza ni de largo la satisfacción de ver que, a pesar de todas las dificultades que ha supuesto este 2020, conseguimos reunir y sobrepasar las expectativas de la comunidad internacional”, explica López. La positiva evaluación del público, así como el alcance de los objetivos planteados, nos deja sólo pensando en cuánto más podemos conseguir si desde el sector social, un sector que de por si ya cuenta con el compromiso y la perseverancia de sus profesionales, generamos alianzas tan potentes.