Llegamos al final de este 2020 que, sin duda, nos ha hecho cambiar la forma de percibir el mundo y nuestro entorno. Cerramos el año con el peso de meses de incertidumbre y de mucho trabajo, pero también con la certeza de haber estado presentes y de haber seguido adelante para ofrecer a nuestras entidades, a las personas voluntarias y a las mentoradas el apoyo que necesitaban.

Cerramos el año con una buena mochila de proyectos terminados y otros por empiezan; con la ilusión y la motivación para seguir siendo la principal red de entidades que trabajan con la mentoría social como herramienta para la inclusión social.

Empezamos el 2021 con el deseo de poder seguir trabajando para la inclusión social, poder seguir creciendo como red de entidades y poder seguir promoviendo la mentoría de calidad al lado de las organizaciones y profesionales que hacen posible esta Coordinadora de Mentoria Social.

Gracias a todas las personas que apoyáis esta herramienta tan importante que es la mentoría, desde las instituciones y desde el voluntariado.

Llega junio y, como cada año, muchos programas de mentoría terminan su ciclo. Tenemos que llevar a cabo una revisión del curso y empezar a preparar la vuelta de septiembre. Además, este año seguimos con la necesidad añadida de analizar el contexto actual y adaptarnos. Por todo ello, presentamos el calendario de actividades del mes de junio de la Coordinadora de Mentoría Social, con actividades exclusivas para nuestras entidades socias y adheridas y la Asamblea anual de entidades. Todo ello, a través de la pantalla. #LaMentoriaNoPara

A nivel interno, el 1 de julio se celebrará un grupo de trabajo para los programas Rossinyol/Ruiseñor/Urretxindorra. Además,  se realizarán dos formaciones internas enfocadas al contexto actual, en las que hablaremos de la mentoría social en el entorno virtual a través de los aprerndizajes de los últimos meses (16/06) y sobre la construcción de los vínculos en un contexto de distanciamiento social (25/06). La Asamblea de entidades se celebrará el día 19 de junio y, para terminar, el 1 de julio realizaremos una sesión de intercambio en la que los programas de la Coordinadora de Mentoría Social pondremos en común dudas y soluciones de cara al inicio del nuevo ciclo el mes de septiembre.

Paralelamente, desde la Coordinadora seguimos organizando webinars europeos juntamente con el European Center for Evidence-Based Mentoring como co-organizadores del 2020 European Mentoring Summit. El 10/06 celebraremos una sesión enfocada a explorar las posibilidades que las herramientas e innovaciones virtuales ofrecen a los programas de mentoría. Para ello, hablaremos con Marta Riera (Fundación Exit), Tina Braun (Universität der Bundeswehr München) y con Daniel Horgan y Tracy Luca-Huger (Power of Mentoring, US y Canadá). Una vez más, la sesión #KeepMentoring es en abierto, y podéis acceder a ella a través de la web del European Mentoring Summit.

OPINIÓ | Marina Claverias (Associació Quilòmetre Zero)
Article publicat inicialment a Xarxanet (05/05/2020)

En aquest moment d’especial incertesa causada per la COVID-19, les entitats i persones que treballem en l’àmbit de la mentoria social ens plantegem com afectarà la crisi a les persones a les que acompanyem amb els nostres programes, així com a la situació de vulnerabilitat que ja patien.

Tot i la gran diversitat de persones i col·lectius als quals ens dirigim (menors, adolescents, joves o adults), totes les entitats compartim el fet de treballar en l’àmbit de les vulnerabilitats.

Actualment, la qüestió és on posem el focus quan ens plantegem a quins nous i delicats escenaris s’enfrontaran els mentorats i mentorades dels projectes que gestionem. I quantes persones més podrien beneficiar-se de la mentoria per millorar els nous escenaris de vulnerabilitat i vulneració a què hauran de fer front.

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social a Espanya, coneguda per les seves sigles en anglès EAPN-ES, ha publicat un informe sobre les necessitats observades per les entitats socials en relació amb el coronavirus, en què 90 entitats socials d’11 comunitats autònomes exposen com creuen que la COVID-19 afectarà l’entorn de l’acció social amb persones en situació de vulnerabilitat.

Seria interessant fer un anàlisi de tots els col·lectius y persones als quals es dirigeix l’informe, però destacarem tres grans grups que tenen a veure amb persones a qui es dirigeixen majoritàriament els projectes de mentoria social a Espanya: infància en situació de pobresa o vulnerabilitat, nens/es, adolescents migrants i joventut tutelada i/o ex tutelada, així com adults migrants.

L’informe destaca que les persones professionals de les entitats interrogades creuen que la situació de la COVID-19 afectarà a les persones immigrants en un 64,4% de manera molt notable i en un 32,2% de manera notable. És a dir, que les afectarà en el 96,4%. De la mateixa manera, la infància que ja es trobava en situació de vulnerabilitat es veurà molt afectada en un 70%, i parcialment afectada en un 26,7%. És a dir, que es veurà afectada en un 96,7%. Finalment, a les persones ex tutelades, en un 46,4% molt afectades i en un 47,8%, parcialment afectades, fet que ens aporta la dada que es veuran afectades gairebé en un 94,2%. I així successivament amb persones i col·lectius que ja es trobaven en situació de risc.

Aquest informe avança una percepció més que generalitzada de les entitats del tercer sector: que en la seva totalitat, les persones a qui van dirigits els projectes de mentoria es veuran afectades per aquesta situació. És a dir, que es trobaran en situacions de major inestabilitat psicosocial i econòmica.

Els projectes de mentoria poden ser una eina per a oferir recursos de reconeixement en aquestes situacions, així com recursos de resistència i transformació per a les persones a qui van dirigits.

En aquest moment que ens ha tocat surfejar, la gran majoria d’organitzacions hem adaptat propostes i activitats i creat noves iniciatives per donar resposta a aquesta situació a través de la mentoria. Hem plantejat amb les persones mentores i mentorades la possibilitat de celebrar trobades telemàtiques i de seguir construint el vincle tot adaptant-lo a la situació de confinament.

D’aquesta situació n’estem extraient molt bones pràctiques de reconeixement, ajuda mútua, reforç emocional i acompanyament que les persones mentores estan oferint a les mentorades. Son agents de canvi en tant que acompanyen, reforcen i, en alguns casos, amb l’ajuda dels i les professionals de les entitats, detecten situacions de precarietat o vulnerabilitat.

Les professionals hem editat guies específiques per a cada programa per tal que es mantinguin els objectius previstos en les relacions de mentoria, tot acompanyant més exhaustivament les persones voluntàries i a les persones mentorades.

La majoria de programes realitza actualment un seguiment setmanal de totes les parelles de mentoria involucrades en els projectes, tot oferint acompanyament emocional i proposant activitats i ajuda efectiva al voluntariat i a infants i joves.

Les trobades entre parelles, tot i les dificultats que suposa l’accés a Internet i a dispositius mòbils per a molts d’aquests infants i joves, es realitzen pràcticament amb la mateixa assiduïtat de manera telemàtica. Ens estem coordinant amb agents implicats en la vida d’infants, adolescents i joves (escoles, centres de formació, referents socioeducatius, centres comunitaris, serveis socials, etc.) que participen en els programes amb l’objectiu que la mentoria sigui una peça més en l’engranatge de la cohesió social.

En alguns casos, hem coordinat amb escoles, instituts i referents educatius els tràmits per accedir a dispositius portàtils, mòbils o Internet per tal d’afrontar la gran bretxa digital en què es troben els i les mentorades. I, en altres casos, hem ofert directament a infants i joves accés a Internet o dispositius no només per tal de mantenir la mentoria, sinó també, i de manera prioritària, per tal que puguin continuar les formacions que realitzaven. Estem fent especial èmfasi en detectar possibles situacions de precarietat, per tal de poder-les atendre o derivar a serveis especialitzats.

Sense els i les professionals dels programes de mentoria que cuiden, atresoren recomanacions i que guien i construeixen els pilars més importants per tal que les relacions de mentoria puguin desenvolupar-se, les trobades entre les persones mentores i mentorades no podrien seguir. Ara més que mai, necessitem el reconeixement i el recolzament per part de les administracions públiques i altres institucions implicades en els nostres programes.

És per això que ens plantegem en quina mesura podrem seguir acompanyant a aquelles persones que, amb la situació actual, veuran afectades les seves vides; de manera que no és aventurat pensar que necessitaran més ajuda i de més qualitat.

Des de la coordinadora de mentoria social, treballem per la sistematització de les nostres pràctiques, l’elaboració d’un segell de qualitat en mentoria social i la coordinació i la formació continuada dins de les entitats, també per adaptar-nos a nous paradigmes com l’actual.

En moments d’especial incertesa com el que vivim, seguim sumant esforços per a fer possible que la mentoria arribi de la forma més transformadora possible a les persones a les que atenem.

Por Equipo de Mentoría de SOS Racismo Gipuzkoa

Los proyectos de mentoría social, y más específicamente los que llevamos a cabo con menores en situación de mayor riesgo, tienen una relación muy directa con los centros de enseñanza en diferentes fases del programa.

Estos centros tienen entre sus objetivos el de favorecer oportunidades equivalentes de aprendizaje y desarrollo personal y social. Cuando no es así, el espacio escolar puede reproducir y agudizar las desigualdades. Pero cuando la escuela cumple con su papel favorecedor de la inclusión de todos y todas las niñas que la conforman, entonces se convierte en un espacio que facilita ese desarrollo y que consigue paliar, en parte, las desigualdades sociales que existen. En muchas ocasiones, la escuela y las actividades extraescolares representan la principal fuente de estructura y sociabilidad de los menores; además de ser las principales proveedoras de muchos servicios esenciales, como son los comedores escolares.

El Estado de Alarma decretado el día 14 de marzo de 2020 afectó directamente no sólo a las relaciones de mentoría, sino también a las coberturas básicas que las familias de los y las mentoradas recibían (alimentación, relaciones sociales, conciliación, mayor riesgo de precariedad, etc.). Tal y como afirma la Unesco, «el cierre de las escuelas agrava las desigualdades en la educación y afecta de manera desproporcionada a los niños y jóvenes más vulnerables», entre los cuales un buen porcentaje está representado por la infancia de origen inmigrante. El papel inclusivo que puede llegar a cumplir la escuela ha sido relegado a los padres, madres y tutores que, en muchos casos, carecen de los recursos necesarios –capital social, cultural, lingüístico o recursos materiales– para generar aprendizaje y acompañar a sus hijos e hijas en el proceso formativo.

La educación online es una solución diseñada para familias con determinadas condiciones materiales, personales y familiares, tiempo y formación suficientes como para llevarla a cabo. Estos diferentes puntos de partida conllevarán claramente a diferentes consecuencias educativas y sociales.

La brecha digital se suma a esas diferentes condiciones de partida. Muchas familias carecen de ordenadores u otros dispositivos electrónicos y, en muchos casos, tampoco cuentan con una conexión internet. A esto se añade que, en familias con más de un hijo/a en edad escolar, o en familias monoparentales, la necesidad de ordenadores aumenta, aspecto que empeora en el caso en que los padres/madres lo necesitan para realizar el teletrabajo. La brecha digital se ve amplificada a veces por la falta de habilidades tecnológicas y digitales de los padres y/o madres, que encuentran dificultad a la hora de gestionar los deberes que llegan a través del correo electrónico o que los profesores cuelgan en plataformas virtuales.

El confinamiento requiere como nunca de la complicidad de las familias en el proceso de aprendizaje. Desafortunadamente, el seguimiento por parte de los padres y madres sobre las tareas escolares no siempre es posible. Muchas familias trabajan en situaciones precarias y en duras condiciones que conlleva el pasar muchas horas fuera de casa impidiendo poder realizar un seguimiento de sus hijos, no sólo en las tareas escolares, sino también en mantener una rutina diaria tan necesaria en la estructura de los y las niñas.

Por otro lado, la otra gran dificultad son las situaciones de precariedad y malestar que están sufriendo muchos hogares, no solamente por la emergencia de salud, sino también por la inestabilidad habitacional, económica y laboral. La pérdida de empleos, en muchos casos irregulares, conllevan preocupaciones y dificultades que repercuten en la posibilidad de seguimiento de los hijos/as y genera estrés y tensión en el ambiente familiar, con las consecuencias que esto conlleva para el bienestar de los y las niñas y las posibilidades de concentración e interés para los estudios. Esta concentración también se ve dificultada por las condiciones de algunas viviendas que carecen de luz natural, espacios amplios y privados, compartidos con otras personas o, en el peor de los casos, cuando la familia vive en una habitación.

La brecha educativa está causada también en parte por las dificultades lingüísticas de muchos niños y niñas de origen migrante. En Euskadi, la mayoría de las familias de origen migrante no hablan ni entienden el euskera por lo tanto les resulta imposible ayudar a sus hijo/as con las tareas escolares. A esto se añade que estos niños y niñas pierden la oportunidad de estar en contacto con este idioma tan necesario para su inserción socioeducativa y laboral.

Esta crisis sanitaria ha visibilizado la importancia de la institución escolar y de todos los servicios complementarios para fomentar una relativa igualdad de oportunidades educativas y, por lo tanto, una menor exclusión social futura. Pero, por otro lado, ha visibilizado la brecha social que respalda la brecha educativa y que demuestra el impacto del origen social, étnico y cultural en el logro y continuidad formativa.

En esta realidad, la importancia de los proyectos de mentoría con menores en edad escolar adquiere una dimensión aún mayor. En la situación descrita, la presencia de una mentora o mentor que acompaña, que escucha, asesora, comparte, socializa con el niño o la niña hemos constatado que se convierte en un servicio de mayor calado. En los dos meses en los que hemos tenido que estar aislados/as, el mantenimiento de ese hilo con “el mundo exterior” a través de esta persona de confianza ha supuesto para los niños/as, poder exteriorizar su angustia, compartir sus dudas, exorcizar los miedos.

El mantenimiento de la relación en la distancia (a través de llamadas o videos llamadas) ha supuesto una pequeña tabla de salvación y para las madres, en algunos casos, una tranquilidad en medio de tanta desazón. Una madre nos lo explicaba así:

“De hecho, le veo y están dos horas hablando, juegan. A nivel emocional para él es de gran satisfacción. Siempre me pregunta, “¿te ha llamado María?, ¿puedo hablar con ella?”. Me ha ayudado mucho; agradezco enormemente su tiempo para poder hablar con él, porque me apoya mucho, para que tenga la mente en otras cosas o hable con ella de cosas que a lo mejor a mí no me cuenta, o el simple hecho que tenga una videollamada con alguien con quien tiene una cierta amistad, con alguien de aquí. Tuvo su cumpleaños hace una semana y María le llamó y fue muy bonito para él. Su apoyo es enorme”.
(Cintia, madre de un niño mentorado de 12 años dentro del proyecto Urretxindorra)

Si bien las diferentes brechas que hemos descrito anteriormente no desaparecen con la mentoría social, el mantenimiento y apuesta por este servicio va directamente en la dirección de esos apoyos tan estratégicamente necesarios en esta situación de crisis a las personas en riesgo o en situación de precariedad. Las relaciones de mentoría son una baza estratégica que además apunta en la dirección del conocimiento social de la salud psicosocial que la crisis está dejando en nuestra sociedad. Son un apoyo en un momento en el que nos jugamos el futuro de nuestra sociedad. La mentoría social ha de considerarse como lo que es en la nueva realidad: un valor añadido en su aporte a esa red social que instituciones y entidades debemos crear para que sea cierto “que no dejamos a nadie atrás”.

El pasado 13 de mayo, junto al European Center for Evidence-Based Mentoring, como co-organizadores del European Mentoring Summit 2020, organizamos el primer webinar de la campaña #KeepMentoring, una oportunidad de aprender y compartir, aportar idear, inspirarnos las unas a las otras y buscar nuevas oportunidades.

Tras hablar con distintas entidades y profesionales de la mentoría, nos dimos cuenta de cuán importante es, ahora más que nunca, el intercambio de experiencias y conocer qué se está haciendo en otras partes del mundo. Antes que nada, queremos reconocer el trabajo que se está haciendo desde las organizaciones en toda Europa para mantener los programas de mentoría activos y seguir apoyando a las personas mentoras y mentoradas.

El buen trabajo que estáis haciendo nos ha inspiró a hacer algo para vosotras, entidades y profesionales, a aportaros herramientas, recursos e inspiración para que sigáis con el buen trabajo.

Así pues, estamos organizando estos espacios positivos donde compartir experiencias y buenas prácticas. Un buen desarrollo profesional es ahora más importante que nunca para poder seguir acompañando a las personas mentoras y mentoradas. Es por ello que nos seguiremos encontrando telemáticamente a través de los webinars para ofreceros conocimiento y recursos para el presente y el futuro.

#KeepMentoring: Road to the Summit

En la primera sesión, compartimos el escenario virtual con Julie Gehring, University of Connecticut, Laura CardúsAFEV Catalunya y Gysbert BergsmaStichting VerbindMij. Fue una experiencia muy positiva para todas las personas asistentes, pero especialmente para nuestros equipos de la organización. Confirmamos cuán necesario es seguir conectadas y compartiendo durante el confinamiento. Durante la sesión, más de 150 personas se conectaron en directo para seguir el webinar. Recibimos a personas de distintas organizaciones europeas, ¡pero también de otras partes del mundo!

Mapa de asistencia al webinar #KeepMentoring (13/05/2020)

Durante la sesión, os invitamos a participar de una creación. Os pedimos palabras positivas, que os inspiren durante estas semanas complicadas que nos ha tocado navegar.

Sin duda, fue una experiencia positiva e inspiradora, y la participación, la energía de los y las asistentes, así como las aportaciones de las ponencias, nos reafirman en la necesidad de seguir organizando más webinars.

La próxima cita es para el 10 de junio. Pronto difundiremos la convocatoria del webinar en el que hablaremos, sobre todo, de protección de datos y herramientas digitales aplicadas a la mentoría. Si quieres estar al día de las convocatorias, ¡visita la web del European Mentoring Summit y suscríbete a su newsletter!

Laura Terradas Cargol es Coordinadora de Programas de Punt de Referència, asociación que fue fundada en 1997 con el objetivo de acompañar y apoyar a la juventud vulnerable, en concreto la tutelada y extutelada, en el proceso de emancipación. Laura nos cuenta cómo están viviendo las semanas de confinamiento las personas mentoradas de este colectivo.

¿A qué colectivo va dirigido vuestro programa de mentoría?

En Punt de Referència llevamos a cabo tres proyectos de mentoría social: Referents, Atenea y GR 16-18, para acompañar a los y las jóvenes tuteladas y extuteladas en su camino hacia la emancipación. Des de 1997, trabajamos en red con las otras entidades que acompañan a los y las jóvenes para ampliar los recursos personales y oportunidades con las que cuentan para hacer frente a una emancipación temprana. Estos y estas jóvenes se emancipan entre los 18 y 21 años –mientras que la población general en Cataluña lo hace a los 29 años– y en un contexto exigente, donde el punto de partida genera desigualdades significativas para las propias trayectorias. Además, des de hace 5 años, formamos y acompañamos a otras organizaciones que quieren poner en marcha sus proyectos de mentoría social con jóvenes. Desde 2012 somos miembro fundador e impulsor de la Coordinadora de Mentoría Social.

¿Qué beneficios aporta la mentoría a estas personas?

Contar con alguien es ser importante para alguien”. Reconocimiento, escucha, afecto, apoyo, aprendizaje, diversidad de visiones y oportunidades es lo que aporta la mentoría social. Las relaciones de mentoría social son una oportunidad para construir contextos y recursos de resiliencia para la juventud tutelada y extutelada: más seguridad en una misma, más oportunidades de participación y espacio para desarrollar las habilidades para afrontar los retos de la emancipación. La mentoría social contribuye a fortalecer las capacidades de resiliencia y a abrir nuevas y más oportunidades para que la juventud tutelada y extutelada tenga más opciones de afrontar su emancipación con garantías.

¿Cómo os afecta y cómo os estáis adaptando a la situación del confinamiento/COVID19?

La situación de confinamiento nos ha llevado a adaptar todas las acciones de acompañamiento a jóvenes y voluntariado al espacio virtual o telefónico; así como el trabajo en equipo para desarrollar los proyectos. Des de la primera semana, hicimos propuestas de adaptación con orientaciones sobre cómo continuar la relación, pautas de autocuidado en estos tiempos para equilibrar las relaciones, propuestas de recursos para los encuentros virtuales, espacios de apoyo grupal y acompañamiento a cada pareja para adaptarlo a las necesidades y contexto concreto.

¿Con qué dificultades os estáis encontrando estos días? ¿Y con qué apoyos solidarios inesperados?

Las primera dificultad y barrera con la que nos encontramos fue la brecha digital (tanto en dispositivos como en conexión a Internet) por la que activamos algunas colaboraciones con Donalo.org y la Fundación Mobile World Capital, a quién agradecemos su generosidad. También, en algunos casos, nos encontramos con barreras emocionales respecto a la virtualización de las relaciones, así como barreras de contexto, por el hecho de no disponer de un espacio privado donde poder desarrollar los encuentros virtuales con confidencialidad.

Otras dificultades con las que nos hemos encontrado son en la necesidad de un mayor apoyo al estudio, asesoramiento laboral y jurídico, por lo que hemos contado con el apoyo del voluntariado del taller de estudio y de FEPA (Federación de Entidades con Proyectos y Pisos Asistidos). También ha habido necesidad de apoyo material por la disminución de los ingresos a raíz de los cambios laborales provocados por ERTO o despido. En este caso, hemos establecido una colaboración con la campaña TotsaTaula de la cooperativa Opcions.

Y, por último, a medida que pasan las semanas nos vamos encontrando con que las energías para la construcción de la relación de algunas personas, entre el voluntariado y jóvenes, van disminuyendo debido a la necesidad de cuidarse a ellas mismas o a las personas de su red más cercana. Para apoyar esta situación, hemos elaborado un vídeo motivador en el que les recordamos que estamos cerca si nos necesitan, unas pautas de autocuidado y reforzado el apoyo grupal.

¿Qué consecuencias está teniendo la situación actual para las personas mentoradas del colectivo con el que trabajas?

Más de la mitad de los y las jóvenes que trabajaban han visto afectada negativamente su situación laboral, ya sea por ERTE o paro, y especialmente los y las que trabajaban a tiempo parcial. Esta disminución de posibilidad de trabajo provoca en estos y estas jóvenes una disminución de los ingresos disponibles para su emancipación y, en consecuencia, más fragilidad en las opciones de vivienda disponibles, sumada a la ya precarización de la que partíamos antes de la crisis sanitaria debido a los altos precios de alquiler.

Respecto a la formación, hay una gran incertidumbre sobre qué pasará con las pruebas de acceso y la finalización de los cursos actuales, como por ejemplo la realización de prácticas. Esta incertidumbre provoca desmotivación en los y las jóvenes y angustia para saber cómo podrán continuar sus trayectorias formativas.

Respecto a la salud emocional y física, los y las jóvenes también se ven afectadas por la situación de confinamiento, como el resto de la población. A la vez, hay que tener en cuenta que los espacios donde viven pueden o no ser espacios de seguridad y calma, depende de cada caso; que las situaciones de estrés les pueden afectar más o menos a su salud mental; que el aburrimiento y la apatía pueden emerger en algunos casos con fuerza y truncar una rutina conseguida en los últimos meses; que las emociones de tristeza y angustia frente a la incertidumbre o frente a sus familiares en otros países, en algunos casos, puede ser importante. En este ámbito, cada caso es distinto y a la vez es muy relevante para su bienestar y sus energías a la hora de afrontar el reto que esta situación nos pone delante.

¿Qué consecuencias puede tener a medio-largo plazo?

A medio y largo plazo, probablemente, los y las jóvenes tendrán más dificultades para acceder a ofertas de trabajo y, como consecuencia, a los ingresos suficientes para emanciparse con garantías, que sumarán a la actual dificultad de acceso a la vivienda.

Por otra parte, la parada actual en la participación del sistema educativo puede provocar un alargamiento de las trayectorias formativas en algunos casos y aumentar las desigualdades educativas de partida. Sólo el 32% de la juventud tutelada está en el curso que le corresponde, respecto al 73,5% de la población general (Intress y UpSocial, 2015). Además, la imposibilidad de realizar las prácticas formativas significa perder una oportunidad para su currículum y para demostrar su potencial.

Por último, pero no menos importante, esta situación de confinamiento y crisis sanitaria puede provocar en algunos y algunas jóvenes aislamiento y dificultad para reconectar de nuevo con las personas con las que hasta ahora compartían su día a día y para afrontar los retos que se les presenten. Al igual que todos y todas, es posible que necesiten un tiempo para poder recuperar la energía para afrontar las demandas a las que tienen que dar respuesta, y ese tiempo no será posible por las exigencias hacia la emancipación que ya hemos comentado.

¿Puedes dar algún ejemplo anónimo sobre alguna situación concreta que os hayáis encontrado estos días?

Parejas que compartían un viaje alrededor del mundo a través de sus fotografías; jóvenes que en un inicio no quieren una videollamada pero que al escucharnos por teléfono nos piden que nos conectemos y que lo hagamos más a menudo; un joven que se peina y se viste bien para conocer en la asignación quién será su persona mentora; una joven comparte un vídeo de su ida al trabajo con la mentora con quién no están pudiendo hacer videollamadas por incompatibilidad horaria; el grupo de jóvenes y voluntariado de Atenea se ha auto-organizado para montar un vídeo de Sant Jordi para todas y así animarnos. A pesar de las dificultades, cada día nos encontramos con alguna situación que nos hace recordar que ser una red de apoyo es la clave en estos momentos. Cuando unas no podemos, otras están allí para recordarnos que sí.

¿Por qué es importante que los programas de mentoría sigan activos durante las semanas de confinamiento?

Porque abrir nuevas oportunidades es más importante que nunca para hacer frente a los retos que vienen.
Porque el desarrollo de la resiliencia de la juventud es siempre importante debido al contexto de partida, y ahora aún más, ya que los retos a afrontar serán aún más exigentes.
Porque la juventud tutelada y extutelada siempre tiene la exigencia de emanciparse, sea en el contexto que sea, y necesita, como todos y todas, vínculos y red de apoyo para hacerlo.

* Article publicat l’11 d’abril de 2020 a Social.cat

Per Marta López
Ja han passat tres setmanes des de l’anunci de l’estat d’alarma i l’inici del confinament, i sembla que comencen a arribar les bones notícies. Els experts diuen que hem assolit el pic del contagi i que el ritme de propagació és més lent. Sembla que podem començar a parlar de cert control de l’epidèmia al país. Paral·lelament, es comencen a debatre mesures de desconfinament, i fem hipòtesis sobre com serà la societat del futur resultant. Ens preguntem com seran les relacions humanes, com quedarà afectada la llibertat de moviments o si canviarem la nostra forma de treballar. I la veritat és que, de moment, tot són interrogants.

D’altra banda, tenim algunes certeses que, malauradament, no són positives. Sabem que som a les portes d’una crisi econòmica i social sense precedents que, a més de limitar l’accés als recursos materials de moltes persones, tindrà un impacte en la salut psicològica i emocional de tota la població. Avui, encara no sabem els efectes econòmics produïts per la Covid-19, però sí que sabem que, a aquest malestar, caldrà afegir-hi l’episodi de “trauma social” associat al confinament.

Per sort, en aquest context gris i ple d’incerteses, s’obre camí alguna nota positiva. Arreu, la població s’organitza per donar suport a les persones que ho tenen més complicat aquests dies. Les xarxes per garantir aliments a les persones aïllades o per acompanyar al metge a aquelles que no tenen mitjans propis, no paren de créixer. I és que, com en tota crisi, la resposta col·lectiva és sempre la millor de les respostes. La resposta fruit de la solidaritat i la identificació amb l’altre. La resposta d’acord amb l’empatia. Perquè només quan l’altre forma una mica part de tu, t’interpel·la i et fa reaccionar.

I és justament això el que busquem a través dels projectes de mentoria: crear vincles entre persones que, si no fos perquè es troben en el marc d’un projecte social, probablement no haurien coincidit mai. Persones d’entorns culturals, socials i econòmics molt diferents. Però persones que coincideixen i, a poc a poc, construeixen un lligam de confiança que fa possible que allò que cada una d’elles viu i sent deixi de ser indiferent per l’altre. Perquè l’altre, que inicialment pertany a un entorn desconegut, passa a tenir un nom i a viure una història que forma una mica part de tu.

La Coordinadora de Mentoria Social som una xarxa d’entitats que promovem la mentoria com a eina d’intervenció amb persones vulnerables. Cada any, des de les entitats promotores dels projectes de mentoria fem possible que milers de parelles comencin a caminar juntes. D’aquesta manera, la persona mentora es converteix en un recurs perquè la persona mentorada assoleixi les seves pròpies fites. Un recurs basat en un vincle personal que es tradueix, sobretot, en garantir suport i estabilitat emocional a la persona mentorada.

Que tenir vincles afectius és una condició per a l’estabilitat emocional i que aquesta estabilitat és un factor determinant en l’assoliment d’altres fites vitals és quelcom que ja sabíem d’abans. Ara, però, amb el confinament, s’ha posat de manifest amb més força. Les tres setmanes de #JoEmQuedoACasa ens han demostrat com és d’important tenir xarxa i saber que a l’altre costat de la pantalla o del telèfon hi ha algú que es preocupa per nosaltres.

Així, hem vist com la tasca que fan les persones mentores ha esdevingut un pilar en el sosteniment emocional de les persones mentorades. Les trobades setmanals presencials s’han convertit en videotrucades i les activitats culturals a l’aire lliure, en assistència a concerts o visites a museus de manera virtual. Les parelles, amb l’ajuda de les professionals que els donen suport, han trobat la manera de mantenir el vincle i de seguir-se cuidant a la distància.

Malauradament, això no és possible a totes les llars. No tothom té accés a xarxes de suport emocional fora de la família. No tothom té un entorn domèstic amb referents positius. Diverses organitzacions han denunciat aquests dies el drama de les dones que pateixen violència masclista. També el dels infants i joves l’estructura familiar dels quals s’està desmuntant en qüestió de segons. Situacions que ja existien abans, però que amb el confinament s’han tornat més extremes i han fet aflorar l’agreujament de les desigualtats.

D’aquí que, més enllà de reivindicar mesures com la Renda Garantida o la condonació dels lloguers, apostem per propostes que connectin les persones. Propostes que ens permetin trencar amb l’aïllament dels més vulnerables tot oferint-los la possibilitat de construir relacions en positiu. Propostes que, com la mentoria, ens connectin, ens interpel·lin i facin créixer el nostre capital social.

Només des d’aquesta convicció serà possible que superem aquest sotrac essent més forts i dignes socialment. En cas contrari, preparem-nos no només per la pobresa material, sinó també per la pobresa d’esperit.

Hablamos con Laura Cardús, Delegada de Acciones Educativas de la AFEV. Queremos saber cómo se está adaptando el personal técnico, el voluntario y las personas mentorizadas a la nueva situación de confinamiento.

¿A qué colectivo va dirigido vuestro programa de mentoría?

A niños, niñas, adolescentes y jóvenes, desde primaria hasta secundaria postobligatoria y, en algunos casos, primer curso universitario. Son personas que han sido detectadas por profesionales de los equipos educativos y que, por su situación particular de vulnerabilidad, pueden tener menos oportunidades que otros (por recientes procesos de migración, precariedad económica en la familia, situaciones particulares de dificultad…) y pueden beneficiarse de un acompañamiento voluntario durante el curso escolar. Sus mentores y mentoras son personas adultas jóvenes.

¿Qué beneficios aporta la mentoría a estas personas?

Tienen el acompañamiento desinteresado de una persona joven que voluntariamente decide pasar un rato semanalmente con ellos y ellas. Esto les permite sentirse apreciad@s, escuchad@s, más válid@s y tener nuevos estímulos y conocimientos. Los tándems (parejas de mentoría) hacen actividades en el marco de la educación informal que, complementando el trabajo que hacen las familias, las escuelas e institutos y, cuando es el caso, otros servicios y profesionales, facilitan una mayor autonomía, autoestima y motivación en los chicos y chicas participantes. Algunos de nuestros tándems hacen, además, actividades artísticas (música, circo, teatro musical) o deportivas (vela, kayak…) que permiten además trabajar otras competencias y que tienen beneficios que se suman a la mentoría.

¿Cómo os afecta y cómo os estáis adaptando a la situación del confinamiento/COVID19?

De entrada el vínculo ha tenido que dejar que ser presencial y a pasado a ser virtual, en la distancia y a través de medios digitales. Esto no es fácil para todo el mundo, no solamente por la brecha digital que excluye a una parte de la sociedad de los medios de comunicación digital, sino también por la falta de hábito de algun@s chic@s o la frialdad y distanciamiento que a veces estos suponen.

Como entidad hemos priorizado que se mantengan los vínculos creados previamente, sin ser exigentes en la calidad de las actividades realizadas y con una gran amplitud de miras en cuanto a los formatos, frecuencias, etc., de los encuentros de mentoría. Lo importante es que los tándems se sigan encontrando, que los chicos y chicas se sientan acompañados y que haya siempre alguien ahí disponible para ellos/as. Por este motivo, hemos provisto de recursos y de formación (ideas sobre qué hacer, cómo contactar, como comunicarse en la distancia, etc.) a los mentores y mentoras, y estamos manteniendo contacto con las familias y los mentorad@s que se encuentran en situaciones más difíciles. Evidentemente el equipo sigue haciendo acompañamiento profesional a los tándems para apoyar la acción educativa de la mentoría.

¿Con qué dificultades os estáis encontrando estos días? ¿Y con qué apoyos solidarios inesperados?

La principal dificultad es la falta de medios físicos para llevar a cabo el contacto (familias donde solamente hay un ordenador para tod@s, un teléfono que solamente tiene datos, no hay wifi, etc). Esto, obviamente, también añade dificultad en los estudiantes para que puedan seguir, en el caso que lo hagan, las tareas escolares o el contacto con el mundo exterior (otros familiares o amigos), ya que no pueden salir al exterior en ningún caso. Estamos trabajando con la Coordinadora de Mentoría Social para intentar proveer a las familias que se pueda de algún medio para paliar estas situaciones y facilitar que se siga el contacto virtual con el mentor o mentora.

La otra gran dificultad son las situaciones de precariedad y malestar que están sufriendo muchos hogares, no solamente por la emergencia de salud, que también les afecta en algunos casos, sino también por la inestabilidad económica y laboral que ha conllevado y que tendrá efectos a medio y largo plazo.

Lo que más nos sorprendió positivamente al inicio de la cuarentena fue darnos cuenta de que, antes de que ya hubiésemos dado instrucciones sobre cómo proceder a todo el voluntariado de la entidad, muchos y muchas ya estaban, de forma natural, en contacto con sus mentorizad@s, realizando llamadas o chats de forma espontánea, reproduciendo su relación de mentoría. No podemos subestimar la capacidad de adaptación que tienen los chicos y chicas y la naturalidad en que muchos/as emprenden las relaciones digitales.

Por otro lado, también nos gustó ver la reacción de algunas de las personas que no estaban haciendo mentoría en esos momentos, que se volcaron en la entidad ofreciendo apoyar en lo que se necesitara, hacer de mentor@s ad hoc si había alguna baja durante el confinamiento, y creando y compartiendo recursos para distraer, educar e informar a los chicos y chicas en estos momentos. Hay mucho amor y ganas de ayudar, sentirse útil e intentar paliar la catástrofe que esta situación representa para algunos colectivos.

¿Qué consecuencias está teniendo la situación actual para las personas mentoradas del colectivo con el que trabajas?

La enorme mayoría son menores de edad, por lo que están confinados/as el 100% del tiempo dentro de sus hogares con sus familias. Las situaciones de precariedad habitacional, económica, laboral o de salud de cada hogar pueden ser diversas. Pero una cosa que sí comparten es que pertenecen en su mayoría a los barrios dónde más fuerte ha pegado el contagio y en los que hay mayores índices de pobreza, economía sumergida e infravivienda. Por lo tanto, sus condiciones de confinamiento están lejos de ser idóneas para su salud mental y física. Esto se traduce en mayor decaimiento, sensación de soledad e incertidumbre, asunción de tareas y roles que no les corresponden por edad y, como consecuencia, menos posibilidades de seguimiento educativo.

¿Qué consecuencias puede tener a medio-largo plazo?

En lo que nos afecta como asociación, lo que más nos preocupa es el impacto educativo que va a tener para los alumnos que parten de una mayor vulnerabilidad esta desescolarización y falta de continuidad educativa. Sale a la superficie la importancia de la institución escolar y de todos los servicios complementarios (como los que aportan las entidades del tercer sector) para fomentar una relativa igualdad de oportunidades educativas y, por lo tanto, una menor exclusión social futura. Al final, la crisis sanitaria reportará una crisis social y económica que, a nivel educativo se traducirá en más segregación: los chicos y chicas de clase media o clase alta habrán pasado, quizás, un pequeño bache a causa del confinamiento, mientras que para el resto será un auténtico cataclismo para su éxito escolar.

¿Puedes dar algún ejemplo anónimo sobre alguna situación concreta que os hayáis encontrado estos días?

Alumn@s que no tienen los medios para seguir las tareas por no tener conexión a internet desde casa se conectan con sus mentoras por teléfono y éstas pasan los resultados de las tareas a un drive para hacérselas llegar al profesorado.

Voluntariado mentor que trabaja en servicios sociales o sanitarios esenciales y que, igualmente, ha encontrado tiempo en sus agotadoras jornadas laborales para charlar un rato con su mentorizad@ y mostrarle que sigue disponible y que puede contar con él o ella.

Mentorizad@s que tienen a su mentor o mentora indisponible por estar enferm@ (o por tener algún familiar cercano ingresado grave) y que son incluidos por otros tándems en sus encuentros on-line para echar algunas partidas de un juego o charlar un rato.

¿Por qué es importante que los programas de mentoría sigan activos durante las semanas de confinamiento?

Tod@s deberíamos poder contar con una red de apoyo que nos permita desarrollarnos dignamente como personas y crecer con salud y oportunidades. La mentoría solamente reproduce relaciones saludables y positivas que son necesarias y se hacen muy importantes en los momentos de transición vital. En un momento de incertidumbre y miedos como el que vivimos son clave los servicios profesionales públicos que tienen que velar para que nadie quede excluido de satisfacer sus necesidades básicas (techo, comida, educación, salud).

Los programas de mentoría, por su lado, ayudan a compensar la falta de red o de recursos propios de la unidad familiar. En un momento así, con un confinamiento tan estricto para los chicos y chicas, una figura externa que devenga un soplo de aire fresco, una ventana al mundo y una fuente de ideas, esperanza y descompresión, nos parece también esencial. Queremos lograr que el impacto para ell@s sea el mínimo posible dentro de nuestras limitaciones y queremos ayudarles a pensar en un futuro brillante y lleno de posibilidades, cuando todo esto termine. También pensamos que, a pesar de que todo en su vida cotidiana ha cambiado –ya no van a clase, no juegan en el parque o en las canchas, no ven a sus amig@s o a sus abuel@s–, hay alguien que sigue ahí y que, justo ahora, no va a dejar de estar disponible.

La Coordinadora de Mentoria Social (CMS) es la organización que coordina el programa de mentoría grupal dentro del Programa Català de Refugi de la Generalitat. Nuestro rol desde 2017 en dicho programa es generar un modelo de intervención en mentoría adecuado a los objetivos que la Generalitat se plantea trabajar con el mismo y coordinar al equipo que lo implementa.

Hoy hablamos con Mar Avendaño, miembro del equipo de la CMS y Coordinadora Técnica del Programa de Mentoría con Personas Refugiadas de la Generalitat de Catalunya.

¿A qué colectivo va dirigido vuestro programa de mentoría?

Nuestro programa va destinado a personas refugiadas, personas que tienen reconocida la protección subsidiaria o solicitantes de protección internacional que están residiendo en Cataluña y que no han alcanzado una plena autonomía. Ofrecemos la mentoría tanto como herramienta de empoderamiento individual como grupal a personas o unidades familiares que, a pesar de tener las necesidades básicas cubiertas, no disponen de una red social amplia o diversa, con falta de referentes propios. Personas que, entre otras limitaciones, conocen poco el entorno o tienen dificultades para participar en él y afrontan en muchos casos un itinerario incierto con transiciones complejas.

¿Qué beneficios aporta la mentoría a estas personas?

El objetivo general del programa es acelerar el alcance de una autonomía personal, social y económica por parte de las personas mentoradas, trabajando ejes complementarios y adaptándose a sus necesidades específicas. De los beneficios que les aporta su participación en el programa, algunos son comunes a los proyectos de mentoría, como el refuerzo de su autoestima y la confianza, un mayor bienestar emocional o una ampliación y diversificación de la red social. Otros son más específicos de la problemática propia del colectivo atendido, como puede ser el aprendizaje o consolidación de idiomas, el descubrimiento del entorno cultural, social y económico o el refuerzo en su itinerario profesional.

Tener un grupo de personas que se preocupa por ellas, que les da a conocer el entorno, que las acompaña en momentos y procesos complicados, que aporta recursos e instrumentos para abordar la situación presente y para construir un proyecto personal y profesional de futuro, representa una gran diferencia a la hora de afrontar su establecimiento en el país de acogida. Un establecimiento marcado por unas deficiencias estructurales en las políticas de acogida, un periplo lleno de trabas administrativas y dificultades para acceder a una vivienda y a un trabajo.

¿Cómo os afecta y cómo os estáis adaptando a la situación del confinamiento/COVID19?

Como todas, hemos tenido que adaptarnos al teletrabajo, poner en suspenso los encuentros presenciales entre mentoras y mentoradas y cancelar la organización de actividades grupales (excursiones, encuentros de intercambio, formación de personas voluntarias…). En un primer momento, la prioridad ha sido la adaptación telemática de las relaciones de mentoría activas y de su seguimiento y supervisión, para hacer frente al contexto de alarma sanitaria y confinamiento y gestionar las incidencias: asegurarnos que todas las personas que participan en el proyecto están bien, adaptar el marco de la relación (objetivos, frecuencia y contenido de los encuentros) y, como no puede ser de otra manera, aportar recursos a las personas mentoras para afrontar esta situación y ayudar a hacerlo a las personas mentoradas. Recursos orientados a dar respuestas a las preocupaciones y necesidades inmediatas, pero también recursos para reorientar y avanzar telemáticamente en los planes de trabajo de las personas mentoradas.

Hemos realizado una planificación para el período de confinamiento y hemos apostado por, más allá del mantenimiento de las relaciones ya iniciadas, adaptar nuestra intervención para poner el programa como recurso para afrontar esta complicada situación. En este sentido, estamos implementando procesos telemáticos de selección y formación de persones voluntarias y estamos iniciado relaciones de mentoría online para afrontar esta crisis con, eso sí, horizonte de futuro y presencialidad, si ambas partes así lo desean.

¿Con qué dificultades os estáis encontrando estos días? ¿Y con qué apoyos solidarios inesperados?

Las dificultades son diversas. Por un lado, no está siendo fácil asegurar la conectividad de las persones mentoradas y en algún caso también de las personas mentoras, aunque con la movilización de recursos esperamos solucionarlo pronto. Más complicado es encontrar alternativas para aquellas personas que, por tener un nivel muy bajo de comprensión del castellano y/o dificultades en el uso de las TIC, no están en disposición de poder aprovechar de la misma manera la mentoría online. En otras ocasiones nos encontramos con personas que no se proyectan en iniciar la relación de mentoría de forma telemática, tanto por parte de las personas voluntarias como de las personas derivadas. Analizamos cada situación y establecemos la actuación que nos parece más pertinente.

Por otro lado, a nivel técnico estamos saliendo de nuestra zona de confort, revisando el modelo de intervención en pocos días, afrontando nuevos retos y generando herramientas y material adaptado al trabajo telemático. Un momento en el que no bajamos los brazos y reforzamos el trabajo en equipo, pero en el que también debemos gestionar las propias emociones y situaciones personales de cada miembro del equipo.

Los apoyos han sido también diversos. Como tantas, hemos podido aprovechar la inmensidad de recursos generados y difundidos estos días. Existe una movilización de muchos actores para compartir, aportar y ayudar a difundir. Pocas veces se gestan sinergias y colaboraciones con tanta agilidad. Esta pandemia nos a confinado, pero en cierta manera también nos ha conectado.

¿Qué consecuencias está teniendo la situación actual para las personas mentoradas del colectivo con el que trabajas?

En el programa participan personas mentoradas en situaciones diversas. Algunas están todavía residiendo en centros de acogida, algunas en su propia vivienda o en viviendas compartidas y algunas en soluciones temporales, por lo que la vulnerabilidad a la transmisión de la Covid-19 y la afectación por el confinamiento es también muy diversa. La necesidad inicial más generalizada ha sido el acceso a información sobre el virus y las medidas de higiene y aislamiento en su propio idioma.

En la mayoría de los casos, las personas mentoradas viven sujetas a las exigencias del sistema estatal de acogida para solicitantes de protección internacional y dependen en mayor o menor medida de las ayudas percibidas. En este sentido, sus principales preocupaciones han estado relacionadas a tramites jurídico-administrativos. El Gobierno ha garantizado, por el momento, las ayudas para migrantes y refugiados del sistema estatal de acogida y se ha suspendido temporalmente la obligación de disponer de documentación en vigor para continuar percibiendo ayudas cuando su renovación no sea posible. Sin embargo, y en mayor o menor medida, las personas mentoradas afrontan un nivel de vulnerabilidad, y sobretodo de inestabilidad, que se ve aumentado por la paralización generalizada.

También hay consecuencias positivas. Algunas mentoradas han reforzado su vínculo con sus vecinas y su comunidad. La crisis sanitaria ha generado ciertas ofertas laborales que pueden representar una oportunidad para alguna persona mentorada y, como a todas nosotras, esta crisis también les está servido para aprender.

¿Qué consecuencias puede tener a medio-largo plazo?

Se hace evidente que, más allá de la urgencia sanitaria y de tragedia humana que ha provocado el Covid-19, esta pandemia mundial está generando una crisis económica y social que afectará profundamente a las personas en situación de vulnerabilidad y a las organizaciones que trabajan para proteger sus derechos y dar respuesta a sus necesidades. Se hace difícil dimensionarla. Se hace difícil, a día de hoy, estimar cuándo recuperaremos una “normalidad”, saber si las lecciones aprendidas de la crisis financiera de 2008 servirán de algo, conocer sus efectos a medio plazo sobre los flujos migratorios y sobre el sistema estatal de acogida… Pero sí que sabemos que el bloqueo económico y sus efectos incidirán más en las personas que ocupan los estratos más vulnerables de nuestro mercado laboral, entre las que muchas veces se encuentran las personas refugiadas.

¿Puedes dar algún ejemplo anónimo sobre alguna situación concreta que os hayáis encontrado estos días?

Nos hemos encontrado con que algunas relaciones han tomado una nueva dimensión gracias a los encuentros telemáticos. Pienso en un tándem que tenia ciertas dificultades para cuadrar las disponibilidades y que, desde el confinamiento, no solo ha reforzado el vínculo, sino también la intensidad de su plan de trabajo. Se han transgredido ciertas barreras que hasta ahora mantenían, como conocer la vivienda de unas y otras o compartir con otros miembros de la familia. Se ha generado una dinámica muy bonita en la que comparten más profundamente.

¿Por qué es importante que los programas de mentoría sigan activos durante las semanas de confinamiento?

En primer lugar, para poder dar continuidad a las relaciones ya establecidas y a su seguimiento y supervisión técnica en un momento crucial. Al hablar de mentoría, hablamos de construcción de un vínculo de confianza. Poner las relaciones en suspenso de repente a causa de motivos externos a las partes y en un contexto de alarma como el que vivimos nos parecía irresponsable y poco pertinente.

Precisamente, la situación que estamos afrontado como sociedad ha puesto de manifiesto la importancia del vinculo entre las persones, del sentirse acompañado, del compartir y del ayudar… La mentoría no solo puede ser un antídoto contra el aislamiento, sino que, como herramienta social, puede aportar grandes beneficios y tener un impacto positivo destacado. En este sentido, nos parecía evidente el valor que puede aportar en esta crisis tanto a corto como a medio plazo y, por lo tanto, la necesidad de mantener y reforzar nuestra actividad.

* Artículo publicado en inglés el 2 de abril de 2020 en The Chronicle of Evidence-Based Mentoring. El artículo se basa en datos de Estados Unidos. Puedes leer el original aquí.

Por Jean Rhodes
A pesar de que parece que el COVID-19 no está teniendo consecuencias graves de salud para los niños y niñas, la juventud de los entornos más vulnerables es la que más probabilidades tiene de sufrir gravemente el trauma y las consecuencias económicas. Esto supone serias implicaciones para los programas de mentoría, que a menudo se dirigen especialmente a jóvenes en riesgo de exclusión. Por ejemplo, un análisis sobre los dos millones de personas jóvenes de entre seis y dieciocho años, a quienes la organización Big Brothers Big Sisters of America ha atendido durante la última década, reveló que la mayoría de ellas provenía de familias con rentas bajas (78%) y/o pertenecía a unidades familiares monoparentales (61%).[i]

Del mismo modo, en 2018 una evaluación con 2.165 jóvenes americanos que participaban en treinta programas de mentoría a nivel nacional constató que cerca del 70% de las personas mentoradas procedía de entornos vulnerables con raíces étnicas no mayoritarias.[ii] La gran mayoría (85%) de las familias de las personas mentoradas declaró que sus hijos e hijas habían experimentado estrés familiar recientemente (con familiares con problemas de drogas, discusiones familiares frecuentes o situaciones de estar sin hogar), mientras que más de tres cuartas partes (76%) constató que su descendencia se enfrentaba a adversidades económicas y preocupaciones de seguridad (como inseguridad de vivienda, inestabilidad en el trabajo de los progenitores, o pandillas o drogas en el barrio), teniendo las familias participantes unos ingresos medios anuales de entre $20.000 y $30.000.

Comparadas con la media nacional de juventud, las personas mentoradas tenían aproximadamente dos veces más probabilidades de estar viviendo en una situación de pobreza extrema, en unidades familiares monoparentales y de tener algún miembro de la familia en la cárcel. [iii]

A menudo, la juventud experimenta el estrés y la ansiedad tanto como sus ascendientes, especialmente aquellas personas que ya de por sí pertenecen a entornos vulnerables. En un excelente nuevo artículo para The Atlantic, citado más abajo, el periodista Vann R. Newkirk II explora las vulnerabilidades de los tipos de juventud a los que se dirigen los programas de mentoría.

«Para los niños y niñas que pasan tiempo en múltiples hogares, que cuentan con figuras externas para la orientación o mentoría, o que están acostumbrados a tener un flujo de familiares entrando y saliendo de casa, las continuadas medidas de confinamiento implicarán una separación profunda de esas personas que les brindan atención. Por muchas videollamadas que hagan, nada puede sustituir la ayuda que reciben de sus tíos, tías, abuelas o entrenadores. Para muchos jóvenes, esos apoyos son su principal puerta de escape de sus hogares tóxicos –o incluso peligrosos.

Mientras la mayoría de población adulta sigue trabajando o mantiene otras rutinas, la escuela es la principal fuente de estructura y sociabilidad de los menores. Los niños y niñas tienen vidas sociales ricas, a menudo experimentadas casi exclusivamente en la escuela y en las actividades extraescolares. Además, las escuelas son las principales proveedoras de muchos servicios esenciales. Como se debatía recientemente en la ciudad de Nueva York, las escuelas son la única herramienta que impide que algunos niños caigan en situaciones de inseguridad alimentaria. Incluso puede que las escuelas sean el único sitio en el que algunos tengan acceso a algún tipo de cuidado de la salud dental, física o mental; actividad física rigurosa; o agua potable. Un resumen de 2019 sobre los centros de salud escolares formales constató que éstos proporcionaban servicios de atención primaria a más de 6 millones de estudiantes en casi 11.000 escuelas. Los hogares de bajos ingresos ya están luchando para lidiar con el aumento de precios del agua municipal. Ahora, además, una fuente gratuita de agua para los menores de entornos vulnerables se acabará en algunos sitios durante un mes o más.

Las abrumadoras consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus añaden una nueva dimensión de sufrimiento a la experiencia de la juventud. Los números no alcanzan a capturar la realidad de la situación. En medio de la inmovilidad masiva de sectores industriales enteros, quizás una quinta parte de todos los trabajadores han perdido sus trabajos o han visto sus jornadas reducidas en cuestión de días. Si la pandemia termina desencadenando en una recesión, los datos de las crisis anteriores indican que la seguridad alimentaria, la salud física y, en general, el bienestar de los menores va a disminuir, y rápidamente.

Rand Conger, profesor emérito en UC Davis e investigador de las consecuencias intergeneracionales de la pobreza, me dijo que los datos de las recesiones anteriores son claras, y que a penas estamos empezando a ver sus efectos. Conger estudió la crisis agrícola en los años 1980s, e hizo el seguimiento de los patrones de desintegración de las relaciones matrimoniales y parentales, además de los picos de abuso a menores. “Fue muy devastador para muchas familias,” dijo Conger, “y los castigos severos suelen aumentar.” La negligencia y abuso de menores suelen seguir a grandes eventos traumáticos, inestabilidad económica y al estrés. Lamentablemente, puede que ya esté sucediendo. Según consta, en un solo hospital en Fort Worth, Texas, se han tratado a seis menores con heridas severas relacionadas con el abuso físico. Los médicos creen que los casos están relacionados con el estrés experimentado por sus progenitores a causa de la pandemia.

Todas las evidencias sugieren que los menores –y especialmente los pobres– llevarán una increíble carga durante la pandemia y sus consecuentes shocks económicos. Pero está resultando difícil que estas evidencias se trasladen al debate nacional, actualmente dominado por las tasas de mortalidad y las estrategias de teletrabajo. Bruce Lesley, presidente de First Focus on Children, me trasladó que este perjuicio podría tener consecuencias para los menores. “Es todo aquello en lo que la gente no está pensando en relación con esta crisis y cómo alimenta los problemas existentes y los empeora,” dijo. “En muchos sentidos, creo que la gente no está captando todos estos temas.”

Es un ejercicio macabro y que provoca ansiedad –el hecho de intentar prever todas las cosas que podrían terminar mal– pero es un ejercicio que Lesley considera necesario para poder trabajar proactivamente para salvar a los niños y niñas. Además de mantener los pagos directos a las familias durante la crisis, Lesley aboga por una expansión del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP en sus siglas en inglés), un aumento en los fondos de apoyo federal para menores sin hogar o en hogares de acogida, y una moratoria nacional de los desalojos. En una nota positiva, hay muchísimas lecciones para aprender de eventos como la Gran Depresión (de 1929), la crisis del VIH y el Huracán Katrina que pueden ayudar al país a prepararse para proteger a la generación más joven.

El coronavirus es un monstruo desconocido. Al romper con los lazos intergeneracionales, altera las formas en que las familias habían lidiado con los desastres tradicionalmente. Es especialmente difícil de combatir en la época actual de economías interconectadas. Y, por alguna peculiaridad biológica, parece que el virus no está afectando a los niños y niñas. Todos estos factores pueden llevar a los americanos a pensar en esta situación como algo nuevo, a sentirse aliviados por su piedad selectiva. Pero la consecuencia más probable de esta pandemia, como en otros momentos de la historia, será evidenciar de nuevo las injusticias más básicas. Para los menores y sus familias, esto podría significar que las tasas de mortalidad son solo el principio de la historia.»

Para leer el texto original en The Atlantic, sigue este enlace.


[i] Jarjoura, Tanyu, Herrera, & Keller. Evaluation of the Mentoring Enhancement Demonstration Program.

[ii] Children’s Defense Fund. (2014). The State of America’s Children. Washington, D.C.: Children’s Defense Fund.

Mental Health America. (2017). 2017 State of Mental Health in America. Alexandria, VA: Mental Health America.

National Center for Educational Statistics. (2017). The condition of education. Washington, D.C.: NCEC. Retrieved from https://nces.ed.gov/pubsearch/pubsinfo.asp?pubid=2017144

[iii] Danielson, M. L., Bitsko, R. H., Ghandour, R. M., Holbrook, J. R., Kogan, M. D., & Blumberg, S. J. (2018). Prevalence of parent-reported ADHD diagnosis and associated treatment among U.S. children and adolescents, 2016. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology, 47(2), 199–212. https://doi.org/10.1080/15374416.2017.1417860

Eisenhower, A., Blacher, J., & Bush, H. (2015). Longitudinal associations between externalizing problems and student-teacher relationship quality for young children with ASD. Research in Autism Spectrum Disorders, 9, 163-173. doi:10.1016/j.rasd.2014.09.007.

Raposa, E. B., Rhodes, J. E., & Herrera, C. (2016). The impact of youth risk on mentoring relationship quality: Do mentor characteristics matter? American Journal of Community Psychology, 320–329. https://doi.org/10.1002/ajcp.12057

Jarjoura, Tanyu, Herrera, & Keller. Evaluation of the Mentoring Enhancement Demonstration Program.

Herrera, C., DuBois, D. L., & Grossman, J. B. (2013). The role of risk: Mentoring experiences and outcomes for youth with varying risk profiles. New York, NY: MDRC.