Llegamos al final de este 2020 que, sin duda, nos ha hecho cambiar la forma de percibir el mundo y nuestro entorno. Cerramos el año con el peso de meses de incertidumbre y de mucho trabajo, pero también con la certeza de haber estado presentes y de haber seguido adelante para ofrecer a nuestras entidades, a las personas voluntarias y a las mentoradas el apoyo que necesitaban.

Cerramos el año con una buena mochila de proyectos terminados y otros por empiezan; con la ilusión y la motivación para seguir siendo la principal red de entidades que trabajan con la mentoría social como herramienta para la inclusión social.

Empezamos el 2021 con el deseo de poder seguir trabajando para la inclusión social, poder seguir creciendo como red de entidades y poder seguir promoviendo la mentoría de calidad al lado de las organizaciones y profesionales que hacen posible esta Coordinadora de Mentoria Social.

Gracias a todas las personas que apoyáis esta herramienta tan importante que es la mentoría, desde las instituciones y desde el voluntariado.